Rotting Christ + Malevolent Creation + Rotten Sound + Enthrallment

Tal y como dije el lunes pasado, estuve en el concierto que Rotting Christ, Malevolent Creation, Rotten Sound y Enthrallment dieron ayer en la Sala Tunk de Irun.

La noche comenzó con unos invitados imprevistos: ENTHRALLMENT de Bulgaria. A pesar de que llevan desde el 98 dando caña, era la primera vez que oía algo de ello y la verdad es que no me defraudaron: brutal death con partes grind, para machacarnos el coco a todos. Sólo hubo un pero, y fue algo ajeno a ellos: su actuación fue muy muy corta, lastima ya que apuntan muy alto.

La noche continuó con el que fue el plato fuerte para mi: ROTTEN SOUND. Con un sonido muy bueno, algo que por suerte nos acompaño durante toda la noche, estos locos fineses nos machacaron con su grind demoledor. Con un sonido más hardcoreta que en los discos, es lo que tienen los directos que muchas veces no se puede conseguir ese sonido característico de las guitarras grind, la verdad es que calentaron mucho el ambiente. Con Q pletórico, para variar y a pesar de su frágil imagen, tocando la guitarra a unos ritmos impensables, con T muy acoplado al bajo y a los ¿coros?, por cierto, he descubierto su secreto para que siga con los dedos enteros a pesar de tocar a esas velocidades de vértigo: cinta aislante; G muy feliz (no, no estaba borracho todavía) , quizás un poco más estático que de costumbre y gritando como un auténtico poseso; y con Sami sensacional, a pesar del garrafal fallo que cometió, incluso G se giró para ver si a Sami le había ocurrido algo.

Tras ROTTEN SOUND, llegaron MALEVOLENT CREATION. Y la verdad es que me gustaron bastante, para ser la primera vez que les escuchaba. Se notaba que llevan un montón de años dando el callo, y no lo digo sólo por que algunos miembros estaban entrado en años, sino porque se notaba su profesionalidad. Venían a presentar su último trabajo, Doomsday X, pero también dejaron caer algún que otro clásico, o la gente era muy fan de ellos y se sabía todas las canciones. El batería: un hacha; los guitarrista y el bajista se salían y tocaban los ritmos al milímetro, a pesar de la velocidad. Todo ello, mezclado con un voz acojonante. Sin comentarios: 9/10.

Y para terminar la noche: ROTTING CHRIST y su black metal. Debo decir, que no soy muy seguidor del black, y menos si este contiene muchos pasajes “solistas”, quiero decir, pasajes que tienen dos melodías: la base y la no tan base pero durante buena parte del tema. A pesar de que la parroquia se entregaba a ellos, fue con el grupo que menos disfrute.

Como anécdota, decir, que sólo puede sacar un par de fotos con el móvil, a ver si las cuelgo mañana. Como es de costumbre te quedas sin batería en los momentos clave. Eso y que antes del concierto hice un poco el “gili”, mañana lo veréis, y estuve gastando la batería del móvil.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *