Desvarios varios

Pufff… llevo tres días, que entre el catarro y/o gripe que mi cuerpo quiere pillar y el Frenadol que estoy tomando para que no lo pille, estoy que no atino. Dice el prospecto del querido Frenadol, que entre los muchos efectos secundarios que tiene son muy habituales la somnolencia y el mareo, así como el nerviosismo e irritabilidad. En mi caso, diría que el querido Frenadol me deja en un estado de embriaguez total: se me va la pinza (hay veces que se me olvida que estoy programando XD, aunque hoy he sacado una idea muy interesante), me hacen gracia las mayores chorradas del mundo, me cuesta andar… y lo más importante del mundo: me siento feliz XDDD

Que queréis que haga, mi cuerpo, al igual que el de otros muchos, no tolera demasiado bien este medicamento. Pero peor que esto, es lo que tienen que aguantar mis compañeros: mi humor ácido-corrosivo (donde hay confianza…) no apto para todo tipo de mentes; o las pedazo de gripes que me pillo (con viajecito a urgencias incluido) en caso de no tomarlo. Y yo lo tengo claro: entre hacer sufrir y sufrir uno, me quedo con lo primero (que poco solidario que soy).

Os dejo, que ahora que se me va pasando el efecto del Frenadol, tengo (necesito) tomar otro.

PD: El uso de medicamentos de forma no racional, puede ser perjudicial para la salud.

PD2: El pedo más barato, no se consigue a base de txikitos, sino a base de Frenadols.

PD3: Quedan 13 días para el día de…

2 comentarios


  1. Jaja, méjorate. Yo voto al frenadol como la Absenta del siglo XXI, cuantas obras de arte por crear bajo el influjo del martillo naranja XDD

    Responder
  2. T

    La verdad, es que es bastante desagradable querer concentrarte en algo y no poder. Aún así, prefiero esto a tener que estar en la cama tirado con treintaytantos de fiebre.

    Por cierto, cuanto tiempo sin tener noticias tuyas.

    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *