Mi primera vez…

…, aún lo recuerdo como si fuera hoy. Y es que suelen decir, que la primera vez es la más especial. ¡Tranquilos! que no voy a contar mis intimidades sesuales, además todos sabéis que como buen católico que soy, voy a llegar virgen al matrimonio. ¡Mierda! Si no soy creyente. ¡Mierda! Si tampoco me voy a casar… ¡Joder! Ahora si que la he liado… Pues nada, habrá que pasar la vida cerca de Onán. Bueno, a lo que iba, que se me va la pinza.

Todavía recuerdo la primera vez que compré un disco de metal: corría el año 94 y tras varios meses escuchando a escondidas los K7 de mi hermano mayor, básicamente le “robaba” los de SEPULTURA (Arise, Chaos A.D. y Roots), decidí que ya era hora de comprar mi primer disco de música. Así que me fui a la tienda de disco más cercana, que en realidad es un centro comercial y empecé a mirar las portadas de los CD. De pronto, entre todos los CD, uno empezó a llamar mi atención: era una portada azul con un enorme cráneo perforado por un enorme tornillo y el logotipo del grupo en metal roñoso atornillado. ¿Ya sabéis de disco os estoy hablando? No, pues la solución, más abajo.

Sin apenas conocimientos, compré el disco de uno de los más grande grupos power metálicos, pero power metal del de verdad, no ese que canta sobre seres mitológicos con una música donde abundan los teclados pastelosos (Fernan, tu ahora si que tienes que saber quienes son). Sobre todo teniendo en cuenta, que por aquella época eran junto a SEPULTURA, SLAYER, METALLICA… uno de los estandartes del metal “extremo” para las masas. Y motivos no faltan: un voz única en el mundo (muchas veces imitado, pocas veces superado), una parte rítmica de escandalo y unas lineas de guitarra de un auténtico maestro, también muchas veces imitado, pero nunca superado. Todo ello, hizo que el grupo fuese copiado hasta la saciedad, incluso hoy en día siguen siendo inspiración de muchos grupos del auto denominado new-thrash metal, a pesar de que el grupo paso a la historia hace mucho tiempo.

Para todos los que andéis perdidos, estoy hablando del Far Beyond Driven de PANTERA, disco en el que según la mayoría de los fans, comenzó el declive del grupo, entre muchas otras cosas, por lo problemas de Phil tanto con el alcohol y las drogas, así como varios enfrentamientos entre el propio Phil y los hermanos Dimebag y Vinnie.

Temas con Strength Beyond Strength, Becoming, I’m Broken o Shedding Skin entre otros, marcaron el comienzo de mi vida en este mundillo.

El resto de la historia ya la sabéis: el pobre T fue sumergiéndose en las oscuras, tenebrosas y extremas tierras del metal y en ellas se quedó por los siglos de los siglos (aunque si miras ahora mismo mi reproductor de MP3, puede que no llegues esa conclusión).

1 comentario


  1. Muy buenas esas intimidades…
    Por cierto… desde “portada azul con un enorme cráneo perforado” ya sabía de que disco estabas hablando. Gran portada que adornó las paredes del Metal Attack durante unos cuantos añitos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *