Ulver: Shadows Of The Sun

Ulver: Shadows Of The Sun

Hablar de ULVER es hablar de uno de los mejores y mayores proyectos musicales que ha podido parir Noruega: tanto en su primera etapa más black metalera como en su actual etapa, más centrada en la música ambiental y en la electrónica.

Este mismo año, ULVER ha publicado su séptimo disco, para el cual ha contado con muchos y muy variados músicos de sesión: comenzando con un cuarto de cuerdas y con Mathias Eick, Christian Fennesz, Espen Jørgensen y Pamelia Kurstin entre otros.

Shadows Of The Sun, mantiene el actual espíritu de ULVER pero lo eleva a la enésima potencia, creando un auténtico disco, que para si quisieran muchos; lleno de tristeza y agonía, pero adornado con temas como la licantropía, la religión, demostrando que a pesar de que su estilo musical ha variado enormemente, la base sigue siendo la misma.

El disco comienza con lentamente con EOS, con un inicio verdaderamente desolador, para adentrarse en un tema muy lento a base de sintetizadores y de partes de cuerda.

En All The Love, el estilo se vuelve un poco más experimental, mezclando pianos, con trompetas, sintetizadores…

Like Music vuelve a llevarnos a un ambiente más oscuro, donde las voces cobran un vital importancia, llenando los espacios dejados por las tristes melodías.

Tras un comienzo bastante experimental, el cuarto corte Vigil, nos siguen manteniendo en el gris mundo que nos dejo el anterior tema, añadiendo, eso sí, más tristeza gracias a los pasajes vocales y de cuerdas.

El quinto tema, es el que da nombre al disco, Shadows Of The Sun, es un corte bastante sombrío con una linea de piano que marca el devenir del mismo.

Con una tenue linea de sintetizadores comienza Let The Children Go, para dar paso a un tema que experimenta un poco con las percursiones, los sintetizadores y una fina capa de ruido, con unas lineas vocales que van rellenando los huecos. Un tema bastante complejo, que lo mismo te puede encantar como lo puedes odiar.

Con un tono más jazzístico, por llamarlo de alguna manera, se presenta Solitude, el séptimo corte del disco, que hace de puente entre Let The Children Go y Funebrae donde el ambiente vuelve a enrarecerse para dar paso a un tema que vuelve a estar lleno de oscuridad y tristeza en el que las lineas marcadas por las cuerdas y el piano nos transportan a esa tierra gobernada por las sombras del sol.

El extrañísimo What Happened cierra el disco con una melodía que comienza con una estructura simple pero compleja, para convertirse en una linea muy clásica, sobretodo gracias a las cuerdas.

Sin duda un gran disco para aquellas personas que disfruten de discos raros o a aquellos que les guste experimentar.

4 comentarios


    • La mierda es ud amigo. Después dicen que el metalero es abierto de mente y cosas por el estilo. Por lo demás una mierda de comentario

      Responder
  1. Droner

    Ulver es increíble siempre y eso incluye el Nattens Madrigal, el Kveldssanger, el A Quick Fix of Melancholy todos. Así que el que es una mierda eres tú, GÜEVÓN!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *