Bienvenido a los Estados Unidos…

…de México, güey!!

Así es, ahorita mismo estoy en México, cabrones.

Muchos diréis, que cabrón el T, que está en México de vacaciones, pero su puñetera madre, vaya viajecito el de ayer:

El día comenzó a las 5:45 de la mañana, hora en la que me levanté después de haberme acostado a las 2:30. A las 7:30 en el aeropuerto de Loiu, para coger el avión que nos llevaba a Madrid. Y aquí empezaron las complicaciones: el avión salía con retraso, menos mal que había mucho tiempo. A las 10:15, llegamos a Madrid y siguieron los problemas: las maletas tardaron como 45 minutos en salir, menos mal que había tiempo. Por fin a las 11:00 más o menos estuvimos listos para salir de la terminal T4 y volver a entrar en la misma, no se si hay forma de pasar de la zona de llegadas a las de salidas sin tener que salir a fuera.

Llegamos al mostrador de facturación: una cola de aupa, menos mal que había tiempo. Y para colmo, nos tenía que tocar la persona más lenta de todas las que estaban trabajando. Así que tras 30-45 minutos, nos tocó el turno. La chica que nos atendió, se ve que tenía pocas ganas de trabajar, ya que se hacía un poco la remolona: traguito de agua, llamada de teléfono, consulta de la hora… Total, que le doy mi pasaporte y me preguntó: ¿Cómo te llamas, C****? A lo que respondí “No señorita, se dice Z****, pero se pronuncia como “S****””, pasaba mogollón de explicarle que en euskera la Z se pronuncia como S. Y me suelta: “Ahh! Como en “El señor de los palillos””. Ejem… no se, pero me parece que tendré que ver la trilogía, ya que en este punto me perdí. “Así que sois Vascos”, nos preguntó, a lo que asentimos. “Pues nada chicos, que lo paséis bien y agur”, nos dijo al finalizar. Bueno, por lo menos parecía un poco más maja ;-).

De la T4 a la T4S, que es de donde salen los vuelos Internacionales. Y otro momento de larga espera, hasta las 13:35. Las 14:00, ya por fín dentro del avión listo para salir en busca de la larga travesía, 9 horitas no más, para llegar a México. Tras un par de horas, mi lesión de la cadera empezó a quejarse, a ver cuando me doy cuenta y me convenzo de que es muy posible que me tengan que operar; y el resto del viaje lo hice bastante jodido, menos mal que a nuestro lado viajaba un pibón (esta mal que lo diga, pero es la verdad) y hizo que el viaje fuese un poco más vistoso. Bueno, eso y el Aston Martin DBS que salió en el “Casino Royal” de Bond, James Bond ;-).

Las 17:30 horas locales, es decir, las 00:30 en el mundo de las personas normales; llegamos a Cancún. Bajamos del avión y había una humedad asfixiante, y yo con jersey. Primero, a pasar por aduana. Y siguieron los problemas, todo el mundo te hacía preguntas, a lo que tenías que responder amablemente, aunque a esas horas no teníamos ganas de nada. Por lo menos, no nos tocó la inspección del equipaje de mano, menos mal. Salimos y nos fuimos a por las maletas, que volvieron a tardar una eternidad en salir. Tras esperar como cerca de una hora, por fin empezaron a salir y obviamente no fueron de las primeras.

Parecía que todo había terminado, pero no fue así. Una vez recoges las maletas y antes de salir, debes pasar nuevamente por la aduana y pulsar en un semáforo: que sale verde, adelante; pero si sale rojo: toca inspección. Yo intuía que me iba a tocar, para las cosas malas tengo una suerte del copón, pero cuando es para algo bueno, mejor me olvido. Y dicho y hecho: luz roja!!! A la majo, abre toda la maleta y a dar explicaciones de todas las cosas “raras” que llevas: cámara de fotos, la PSP… Ya me lo tomaba de cachondeo, pero la situación no tenía ni pizca de gracia, porque todo el mundo pasaba por allí y nos miraba, creo que en México no saben nada acerca de la intimidad.

Tras esperar al resto del mundo, por fin se puso en marcha el autobús que nos llevaba al hotel, a unos 50 minutos del aeropuerto.

Total, que las 21:00 horas locales, es decir, a las 4:00 de la madrugada en el mundo de los mortales, después de un día continuo de 23 horas, estábamos listos para entrar en nuestra habitación, menos mal que está bastante bien, dentro de poco os pondré una par de fotos.

Hoy el día a comenzado a las 2:00, las 9:00 por allí, ya que a esa hora me he despertado por inercia. Menos mal que me he vuelta a dormir. De momento, hoy hemos ido al pueblo de Playa del Carmen, a buscar un coche para movernos y en el trayecto de menos de una hora (ida + vuelta) y gracias también a la hiperhidrosis que sufro, la camiseta ha acabado empapada.

Continuará….

5 comentarios


  1. ¡Qué calladito te lo tenías! ¿eh? Vaya, donde vas la montas, por lo que veo tienes Wifi en el hotel, que buena. Esperamos más noticias tuyas. Ondo pasa.

    Responder

  2. Un chiste para que cuentes por allí…

    Están dos mexicanos de éstos de la frontera con gringolandia y uno grita… (acento mexicano)
    – Que viva la menstruación!
    – ¿Qué dices manito?
    – Pues que viva la menstruaciónnnn!!!
    – ¿Qué dices wey? Será “que viva la revolución”…
    – Pues eso… Que corra la sangreee!!!

    Ondo pasa! Estaremos al corriente de la crónica 🙂

    Responder
  3. T

    Wifi? Donde!! Que va Galder, lo que hago es ir al pueblo y por menos de 1 € estar una hora.

    Fernan, me cae un poco lejos la frontera con gringolandia, pero podemos intentarlo para ver si les hace la misma gracia 😉

    Ashet, si yo posara para la Interviu, se agotaría en apenas 5 minutos 😉

    Y ya por último para Jon Aritz, pues el tema de llevarse discos desde aquí va a estar un poco jodido, porque aparte de los típicos cds de mexicanadas y demás folklore mexicano, sólo he visto cds de Alejandro Culopartio, Challane (o como coños se escriba)… y demás escoria.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *