Deathbound: We Deserve Much Worse

Hace ya unos meses que salió el tercer disco de DEATHBOUND We Deserve Much More. Tras la primera escucha se ve que el sonido del grupo ha variado un poco desde su anterior disco Doomsday Comfort, volviendose este un poco más pesado y con más groove.

El disco fue grabado como trio, tras el abandono de Q por motivos laborales, en Septiembre de 2006 y ha sido publicado con la discográfica de siempre: Dynamic Arts Records.

El disco comienza con Deceving Shortcuts, en el que queda patente esa nueva dirección musical con una intro lenta y pesada que da paso a un corte muy típico en el grind nórdico.

Le siguen End The Guessing y Gain Control, los típicos temas grind 2.0 lleno de velocidad a “piñon” y alguna que otra parte rabajada de revoluciones. En End The Guessing, el tema termina con una parte más death de nuevo cuño, pero sin llegar a ser nada comercial.

Revolutions Against Nothing es un tema un poco más hardcore, sobre todo por que no es tan intenso como el típico tema grind, que se mezcla con ese groove que antes comentaba.

Connected To Confusion sigue con esa linea más groove, haciendo que esta parte del disco suene menos grind y más metalero y que continua en el inicio de Torn, a pesar de que tras esa intro, el ritmo se acelera hasta llegar al grind más feroz para después des-acelerar para una parte más hardcoreta y volver a acelerar.

Debate or Terminate sigue sonando muy hardcoreta y metálico, sonando a veces muy americano.

Desde Preaching Back To Preachers, el disco vuelve a sonar a grind con temas cortos y llenos de velocidad y furia; algo que se corrobora con Betrayal Wears Your Face, No Disease Like Us y Final Element.

A Fraction Of Truth vuelve a jugar con ritmos que varían del grind al hardcore más furioso y alguna que otra parte más metálica.

En Never Been Worse vuelven al grind, para dar paso al tema más corto del disco, menos de medio minuto: Rockthrowers Among Us; en el meten dobles lineas vocales, algo que no es muy habitual en DEATHBOUND.

Para terminar el disco tenemos Landmine, Put The Blame On The Devil, Vansinne y Ward 77 en los que suenan más Doomsday Comfort, pero con una mejora sónica.

Parece ser que el grind 2.0, aquel que comenzó con el Human 2.0 de NASUM, ha muerto y que el 3.0 ha nacido de esas cenizas, gracias a la aportación de NASUM (otra vez) y su Shift.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *