Breve adios…

¡No! Estaros tranquilos que de momento no os abandono.

Lo que si tendré que abandonar, por lo menos durante un breve periodo de tiempo, es la “ingesta” de la buena música, léase el metal extremo y el grind. El motivo es bastante sencillo: por temas de salud.

Y es que la semana pasada casi “pasamos a mejor vida” por culpa de un accidente casero. Y es que mi padre estaba cambiando la instalación eléctrica de mi casa y no se le ocurrió otra cosa que dejar el interruptor de mi habitación sin poner y marcharse de casa. Total, que me “dio” por tocar los cables y el resto ya os lo podéis imaginar: una extraña sensación empezó a recorrer mi brazo hasta llegar a mi pecho y notar una especie de explosión en mi interior.

El contacto no fue prolongado, no tengo marcas en el dedo con el que toqué los cables, ni quemaduras internas; pero lo suficiente como para dejarme el corazón un poco tocado. Así que por estos motivos me han recomendado hacer una vida lo más tranquila posible, en la que la rabia, el estrés y demás, no tiene cabida. Expresamente no me han prohibido escuchar música, pero uno prefiere ser precavido, que bastante acojonado estoy ya.

Lo dicho, que durante un par de semanas, por ExtremeAmbient, no habrá metal ni grind.

3 comentarios


  1. Tiene razón Galder… Un poco de tranquilidad no vendrá mal.
    Aunque con Galder al lado, hay que estar prevenido. Nunca se sabe 😉

    Responder
  2. T

    🙂 Cuanto perro hay en la ofi!! Os ponen vuestros dueños el bozal? Ya que en perros peligrosos es obligatorio…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *