Canaan

La vida es muy triste. El mundo, un lugar gris y frío en el que lo mejor que nos puede pasar es quedarnos solos. Eso es lo que te viene a la cabeza cuando escuchas un disco de los italianos CANAAN, grupo depresivo y melancólico donde los haya.

Formados en el año 1996 tras la ruptura del probablemente (según los propios CANAAN) el único grupo doom de Italia de aquella época: RAS ALGETHI. Ese mismo año publicaron su primer disco Blue Fire con la discográfica EIBON RECORDS, con la que han colaborado en toda su carrera. En dicho disco encontraremos temas compuestos incluso antes de tener el nombre de CANAAN. Por aquella época, el grupo estaba formado por Mauro (guitarras, teclados, samples y voces), Luca (batería y teclados) y Matteo (guitarras y bajo).

Al año siguiente, se vieron obligados a añadir un nuevo miembro, pues veían que necesitaban más gente para conseguir las atmósferas adecuadas para su música. De esta manera entro a formar parte del grupo Anthony Duman como bajista. Con esta formación grabaron en el 98 su segundo disco Walk into my open womb: the apathy manifesto, un doble CD en el que encontraremos tristes melodías.

Tras un periodo corto de descanso, el grupo comenzó a grabar un nuevo trabajo en 1999, que fue publicado en el 2000 bajo el título Brand new Babylon. Con este disco consiguieron que la escena musical se fijase en ellos, ya que todas las críticas referentes al disco fueron muy buenas.

Tras un cambio forzado, Tony abandono el grupo entrado Nico al bajo, y una nueva incorporación a la batería, Andrea debido a que Luca empezó a centrarse en la composición de los teclados, quedando Mauro como segundo guitarra, el grupo empezó a grabar su cuarto álbum: A calling to weakness, el cual estoy escuchando en estos momentos para lograr inspirarme. Temas llenos de desesperación y desolación mezclados con melancólicas composiciones que nos transportan a un mundo gris y frío.

En el 2003 empezaron con la composición del que sería su próximo trabajo. Pero esta vez las cosas iban a ser muy diferentes, ya que no se limitarían a grabar sólo tres personas, sino que ahora todos y cada uno de los miembros iba a aportar su granito. Aún así, el grupo jamás ensayo al completo, por lo que los temas fueron creados y descreados una y otra vez hasta encontrar los matices adecuados. Tras muchos cambios y retoques, el disco vio la luz en el 2005 bajo el título The Unsaid Words. Según los propios CANAAN, 71 minutos en los que te llevarán de vuelta al universo CANAAN con sólo tres coordenadas: NADA. NUNCA. EN NINGUNA PARTE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *